No dejes que pase más tiempo y empieza a practicar Marcha Nórdica, un deporte de bajo impacto que moviliza el 90% de la musculatura simplemente caminando con bastones.

  • Pasa sentado el menor tiempo posible. “La carne sedentaria -citana Nietzsche- es el auténtico pecado contra el espíritu”. A través del ejercicio con la espalda alineada se activa el intercambio de impulsos nerviosos en la médula espinal, de modo que tu cerebro estará más oxigenado y más receptivo a todas las informaciones mentales y emocionales.
  • Busca tu momento. Si eres madrugador, tienes la oportunidad de reflexionar sobre el ajetreo del día y de las muchas decisiones por tomar. También puedes practicar Marcha Nórdica por la tarde, antes o después de cenar. Una buena caminata siempre te aportará respuestas y claridad. ¿Cuál es el mejor momento? El que te sea más cómodo, porque no es una obligación, es un tiempo para disfrutar.
  • Empieza poco a poco. Si te inicias a la Marcha Nórdica desde un cierto sedentarismo, arranca suave para ir aumentando paulatinamente la duración. 3 días a la semana de inicio, 40 minutos cada vez, y ve incorporando tiempo y días de caminata hasta llegar al objetivo óptimo: 60 minutos al día; punto en el que encontrarás todos los beneficios de este deporte. Únete al club de los 10.000 pasos diarios, y supéralos. Observa cómo sientes tus articulaciones y podrás ir comprobando tu progresión.
  • Camina por tu barrio. Antes de salir de casa planifica un poco tu ruta, busca el entorno más agradable. Tienes que procurar que el camino te sea placentero.
  • Deja que tus pies te lleven. Toma con fuerza tus bastones de Marcha Nórdica. Empieza con un paso y, para que no esté solo, tendrás que dar otro. Y después otro más. Te darás cuenta de que no acaba ahí la cosa. Una razón para salir de casa y atisbar nuevos lugares dentro de tu ciudad o alrededores.
  • Rompe con tus problemas cotidianos. No los acumules, no te los lleves a la cama, ponte las zapatillas y sal a caminar un rato. Caminar aliviará tu tensión y ansiedad, y así te sentirás más a gusto y dormirás mejor.
  • Comparte tus caminatas. Cuenta cómo has descubierto la Marcha Nórdica, comparte tus progresos en las redes sociales y verás como muchas aprecian tus nuevos conocimientos y retos. Explica cómo cambia tu mente y tu físico. ¡Tu autoestima se disparará!