El pasado martes 23 de Abril, la Diada de Sant Jordi en Cataluña, saqué a la venta mi nuevo libro: “El Camino de los Sabios”.

En este libro he querido comunicar a través de los sabios, después de beber de sus muchas fuentes; concediéndoles la palabra a los maestros del arte de la vida para que me señalen los caminos y pautas a la acción.

Abrimos los caminos de su propia vida, el modo en cómo vivían, la comunicaban y la compartían, y cómo nos siguen contagiando en la actualidad para cultivar la vida. La sabiduría no es algo dado y definitivo; hay que buscarla, y tal búsqueda exige situarse en el camino; diseñar senderos, establecer unas rutinas, unos hábitos. Por todo esto, hice mi invitación a los sabios para que me acompañen en este camino, Camino de Armonía, camino del arte de la vida, camino de la buena vida.

He pretendido conceder la palabra a los antiguos maestros y a los sabios más cercanos para que nos hablen de las emociones, del amor, de la amistad, de la armonía, de la ira, del humor, de la sociedad, de la tolerancia, del civismo, y nos acerquen al aprendizaje y la práctica de la madurez emocional. La filosofía como modo de existencia humana, como forma de vida, como conocimiento de uno mismo, y de cómo hacerse cargo de la propia existencia. También como mirada atenta a los pensamientos de los filósofos antiguos, en un diálogo intenso y apasionado en el camino de la vida y como centro articulador de este diálogo.

“El mejoramiento del Yo”. Sería este  uno de los objetivos importantes que nos acercaría a una buena vida. Y, para lograrlo, es necesario desarrollar la sana costumbre de hacer preguntas y conservarlas activas el tiempo que sea necesario, hasta encontrar la respuesta. Por eso, a través de las preguntas que ellos, antiguos filósofos, se hicieron, se rejuvenecen las nuestras y encuentran un amanecer. nos sitúan las respuestas en el camino para que este sea agradable y en armonía. Es aquí donde nos ubican los sabios y nos hacen conocedores de la propia tarea, que consiste sobre todo, en un enfoque especial en la madurez emocional; la cual producirá en el alma, en el Yo, una armonía que es el producto de la identidad y de los valores personales.

Si tan solo lees el libro, te servirá de poco. Pero si lo lees lento, desde dentro, asimilando los conceptos, desgranando su significado y preguntándote: “¿Qué sentido tiene para mí?”, el conocimiento quedará impreso en el intelecto y no se borrará fácilmente. A la vez, tu revolución interior dará luz a tu Camino de Armonía.