El buen humor es un cimiento social, hace más humano. La risa levanta la moral y el humor es la gran medicina del alma. Nos tenemos que sobreponer al sentido trágico de la vida: el drama para las películas, mejor reírnos de nuestras flaquezas y asumir actitudes entusiastas y risueñas más allá del bien y del mal.

El buen humor relativiza todo lo que nos afecta, desde nosotros mismos al trabajo, la economía o los problemas en general. Las personas que se toman la vida demasiado en serio, suelen equivocarse en sus decisiones. Con el sentido del humor, asumimos la verdadera dimensión de lo que nos sucede y nos conduciremos mejor en nuestras decisiones. Una sonrisa es el camino más corto entre dos personas.

“El buen humor es una de las mejores prendas de vestir que uno puede usar en la sociedad” – Thackeray

Mira el lado cómico de la vida, ya nadie duda del valor curativo del humor. El humor reduce la hormona del estrés, baja la presión sanguínea y destensa los músculos. Y sobretodo es un gran tranquilizante, ¡Sin efectos secundarios!

Realidad + sueños + humor = SABIDURÍA